El Domingo de la comunidad que sirve con su Señor Por: Sady Espinel, Pbro. | Especiales | Variedades | EL FRENTE
 
 
 
 
 
Indicadores Económicos
 
 
 
 

Variedades - Especiales


El Domingo de la comunidad que sirve con su Señor Por: Sady Espinel, Pbro.



El Domingo de la comunidad que sirve con su Señor Por: Sady Espinel, Pbro. | EL FRENTE
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 12,32-48. No temas, pequeño rebaño, porque al Padre de ustedes le agradó darles el Reino. Vendan lo que tienen y repártanlo en limosnas. Háganse junto a Dios bolsas que no se rompen de viejas y reservas que no se acaban; allí no llega el ladrón, y no hay polilla que destroce.

Porque donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón. Tengan puesta la ropa de trabajo y sus lámparas encendidas. Sean como personas que esperan que su patrón regrese de la boda para abrirle apenas llegue y golpee a la puerta. Felices los sirvientes a los que el patrón encuentre velando a su llegada.

Yo les aseguro que él mismo se pondrá el delantal, los hará sentar a la mesa y los servirá uno por uno. Y si es la medianoche, o la madrugada cuando llega y los encuentra así, ¡felices esos sirvientes! Si el dueño de casa supiera a qué hora vendrá el ladrón, ustedes entienden que se mantendría despierto y no le dejaría romper el muro. Estén también ustedes preparados, porque el Hijo del Hombre llegará a la hora que menos esperan.». Pedro preguntó: «Señor, esta parábola que has contado, ¿es sólo para nosotros o es para todos?». El Señor contestó: «Imagínense a un administrador digno de confianza y capaz. Su señor lo ha puesto al frente de sus sirvientes y es él quien les repartirá a su debido tiempo la ración de trigo.

Afortunado ese servidor si al llegar su señor lo encuentra cumpliendo su deber. En verdad les digo que le encomendará el cuidado de todo lo que tiene. Pero puede ser que el administrador piense: «Mi patrón llegará tarde». Si entonces empieza a maltratar a los sirvientes y sirvientas, a comer, a beber y a emborracharse, llegará su patrón el día en que menos lo espera y a la hora menos pensada, le quitará su cargo y lo mandará donde aquellos de los que no se puede fiar. Este servidor conocía la voluntad de su patrón; si no ha cumplido las órdenes de su patrón y no ha preparado nada, recibirá un severo castigo. En cambio, si es otro que hizo sin saber algo que merece azotes, recibirá menos golpes. Al que se le ha dado mucho, se le exigirá mucho; y cuanto más se le haya confiado, tanto más se le pedirá cuentas."

Reflexión

En el capítulo 12 del Evangelio de Lucas el evangelista presenta la nueva realidad del Reino. Si los discípulos cuidan a sus hermanos, entonces le permitirá a Dios, como Padre, cuidar de su bien y de su bienestar. El evangelista nos presenta los versículos finales de este capítulo.

Lucas escribe: "No tengan miedo"... así Jesús quita toda ansiedad, toda preocupación, les llama "rebaño pequeño"
. El término pequeño es “micro”, por lo que es algo bastante inconsistente.

El evangelista contrasta la pequeñez, lo muy pequeño - casi microscópico - rebaño, la comunidad que sigue a Jesús, con la grandeza del Reino de Dios, del proyecto de Dios sobre la humanidad.

Luego Jesús con tres imperativos pasa a definir las características que hacen posible la realidad de este Reino. El primero es "Vende lo que tienes". No es una invitación, es un imperativo. Entonces vende lo que posees, "Y dáselo en limosna", es decir, con lo que has obtenido haz el bien con los más necesitados, y entonces así vendrá el cambio, la nueva realidad del Reino: “Hacer bolsas que no envejezcan, es decir un tesoro seguro en el cielo".

Sabemos que el término cielo, en el lenguaje de la época, significa "en Dios". ¿Qué quiere decir Jesús? Jesús dice que, como el creyente experimenta que dar no es perder, poniendo su confianza en el Padre, los libera así de preocupaciones materiales y los llena de una confianza creciente en la acción del Señor.

“Hagan un tesoro seguro en el cielo

Por tanto, “hagan un tesoro seguro en el cielo”, es decir en Dios, “donde el ladrón no llega, ni el gusano consume”. Por lo tanto, está más allá de toda preocupación. Y luego aquí está la clara declaración de Jesús: "Pues, dónde está tu tesoro (es decir, donde pones tu confianza, lo que te da seguridad), tu corazón también estará ahí”.

El corazón, en la cultura judía, no es el lugar de los afectos como en nuestra cultura occidental, el corazón significa la mente, la conciencia, así donde está su pensamiento -dice Jesús- allí estará también su vida. Entonces, ¿dónde tienes, hacia dónde diriges tus pensamientos, allí estará toda tu vida, si en cambio piensas en el bien de los demás esta será tu riqueza, tu seguridad.

Luego Jesús nuevamente da un imperativo, y aquí hay una imagen muy importante que si se entiende bien cambia la relación con Dios y consecuentemente la relación con los hermanos: “Estén preparados, con ropa ceñida a la cintura". ¿Por qué esta indicación? El hábito común de los hombres en Palestina era una túnica que llegaba hasta los tobillos. Cuando había que partir, y sobre todo cuando había que trabajar, esta túnica era un estorbo, luego se fruncía y se anudaba a la cintura.

Entonces Jesús pide que la característica, la que distingue a su comunidad de discípulos, su distintivo, es esta actitud de servicio
. No un servicio ordinario, sino un servicio que se convierte en el sello distintivo de la persona y la comunidad de creyentes.

Y luego Jesús añade: “Y las lámparas encendidas”. ¿Por qué esta referencia a las lámparas encendidas? La referencia está en el libro de Éxodo donde en una tienda estaba la presencia del Señor, y estaba el requisito de que una la lámpara tenía que estar siempre encendida. Con esta preciosa indicación, Jesús dice que el individuo y las comunidades que se manifiestan en el servicio son el verdadero santuario donde Dios manifiesta su presencia.

“Sean semejantes a los que esperan a su señor (literalmente escribe el evangelista señor) cuando regresa de la boda ". Así como Yahvé era el novio de su pueblo, así Jesús es el novio de la nueva comunidad.

"Para que cuando venga y llame". Jesús no se comporta como el dueño de casa que entra, abre la puerta de par en par. Él llama, es una gran señal de respeto y amabilidad hacia los demás. "Le abren de inmediato".

Y aquí Jesús proclama algo inconcebible para la cultura de la época. Jesús proclama   bienaventurados", es decir extraordinaria y plenamente feliz: “Aquellos siervos que el amo (señor) encontrará a su regreso aún despiertos ". Entonces esta actitud de servicio no es algo que valga la pena de vez en cuando, es una actitud que continuamente hace distinguible a la comunidad.

El vendrá a servirles

"De cierto les digo, que ceñirá sus vestiduras a la altura de sus cinturas". Jesús pidió a sus discípulos que tuvieran como rasgo distintivo el servicio, ese es su rasgo distintivo. Jesús, está en la comunidad, como el que sirve. Y aquí hay algo inaudito. Jesús se presenta como el Señor, el dueño de la casa y, en lugar de sentarse a la mesa y hacerse servir por los sirvientes, él sirve. Jesús dice: “Los hará sentar a la mesa (literalmente se recostarán) El vendrá a servirles. Esta es la novedad de Jesús. Jesús, en el Evangelio de Lucas, en la Última Cena, hace suya esta afirmación: “Yo estoy entre ustedes como el que sirve”.

Esta imagen del evangelista es una alusión a la Eucaristía. La Eucaristía no es un culto, pero si es un encuentro con la comunidad que siempre está en actitud de servicio, y descansa en Jesús, para refrescarla, para hacerla recargar con una nueva carga de su amor.

Jesús mismo pasa a servir

Entonces no es una comunidad al servicio de Dios, sino Dios que se pone al servicio de la comunidad. Entonces el culto de la comunidad cristiana no se dirige a Dios, al Padre, sino del Padre, por Jesús; luego el servicio pasa a los hombres para que continuamente se manifieste en los creyentes esta actitud de servicio.

Y Jesús continúa con esta actitud de disponibilidad que hace reconocible a su comunidad diciendo: “Trata de entender esto: si el dueño de la casa supiera a qué hora viene el ladrón, no permitiría que allanaran la casa. Prepárense también ustedes porque a una hora que no imaginan viene el Hijo de hombre ".

Esta presencia de Jesús en su comunidad, esta repentina aparición suya no tiene fecha límite, es de repente. ¿Qué significa de repente? Siempre que haya situaciones de necesidad, de necesidad de la otros, la comunidad debe estar siempre lista. Pero también está el inconveniente. Jesús dice que si en la comunidad, en lugar de servirnos unos a otros, si la comunidad no se trata con amor y respeto, pero por soberbia, por afán de poder esclavizan a otros para su propia conveniencia…Jesús usa una expresión terrible. Dice "cuando venga el maestro". La expresión es muy fuerte - "les dividirá en dos".

Ser partido en dos era la pena para los traidores. Entonces Jesús advierte que aquellos en la comunidad, que, en lugar de servir, y de ponerse al servicio de los demás, pretenden mandar, dominar, actuar con soberbia…para Jesús son traidores que nada tienen que ver con su realidad del Reino.


Publicacion: Sabado 6 de Agosto de 2022 
 Comentar... 
 
 

Back to Top

X

Activa la Edición Digital

Regístrate para acceder a nuestra edición digital.